31 de agosto de 2011

EVOLUCIÓN BOUGANVILLA GLABRA

Desde siempre he tenido en el jardín de casa boungavillas de varios colores, la verdad es que es una planta que me encanta. Hace algunos años y con motivo de las rutinarias podas me quedé con un par de esquejes para hacer lo que hacemos todos los principiantes, meterlos en una bandeja y ver un "bonsai". Han pasado algunos años y sigue resistiendo la campeona, a pesar de haber estado olvidada y sin apenas trasplantes, ya que como veréis pues es lo que es. La pobre ha sido uno de los conejillos de indias con los que practicaba cualquier cosa nueva que aprendía. No obstante, con la visita de mi amigo Carlos me animó a aclararla un poco y bueno, mejoró bastante, aquí subo el desarrollo de la misma.

Este es el aspecto que presentaba en 2004, tronco muy delgado y demasiado alta, no obstante, florida a rabiar.

En 2007 estaba así, abandonada a la mano de Dios.

Fue por entonces, cuándo viendo las ganas de vivir que tenía empecé a mirarla de otra forma. En la primavera de 2011 no se veía fea aunque demasiado alta para un shohin y es aquí dónde apareció Carlos.

Vista cenital de ese día. Lo más curioso de este ejemplar es que además de haber reducido enormemente las hojas es que también ha empequeñecido las flores. Tened en cuenta que no es una variedad nana. Las flores que se aprecian están totalmente desarrolladas. Probablemente el régimen disminuido de transplantes haya sido beneficioso.

En agosto de 2011 quedó así. También le he dado una manita de líquido de jin, las bouganvillas tienen una madera muerta poco resistente, así que la iremos preparando para el invierno.

No hay comentarios: