10 de diciembre de 2011

OTRO ULMUS PARVIFOLIA

Este es otro olmo, al que también tocaba un arreglillo y un cambio en zona de plantado. Tengo una rara habilidad en los transplantes, siempre elijo con calma el lugar dónde debe ir la planta, pero casi nunca acierto, llevo todo un año viéndolo mal plantado y eso jod, digo fastidia.
Así estaba el día que lo compré, me limité a sacarlo de la maceta de plástico y ponerla en esta.

Después de transplantado a principios de 2010.

En el verano de ese año estaba exultante.

Pero tenía un gran problema, del que me percaté en el lavado de raíces, y eran tres raíces grandes que abrazaban al tronco totalmente. En ese momento debí meterle mano, pero no lo hice, y perdí la oportunidad. Este año no podía pasarlo por alto. Lo peor de todo es que la inmensa mayoría de raíces salían de estas tres, pero los olmos son fuertes y decido cargarme las tres al mismo tiempo. Me dolía la vista cada vez que las miraba. Curiosamente este olmo, a diferencia de los demás no estaba otoñado ni tenía, aparentemente, intención de hacerlo, se mantenía verde verde, resultado más que probable de un defoliado tardío, y digo esto porque es lo único que lo diferencia de los demás, lo defolié casi dos meses más tarde.
















Eliminada la más gruesa, aparece otro inconveniente, tapado por esas raíces había un bulto muy grande, resto de otra raíz. Quién dijo miedo.

Afuera la segunda raíz y el bulto, al final resultó más fácil de lo que me imaginaba.
Aproveché para realizar varias incisiones en los lugares por dónde deberían salir raíces, ¿auto-acodo?, para favorecer su salida que el pobre se ha quedado temblando.

Ya trasplantado y algo mejor situado. Respiro tranquilo, me duelen las manos de darle bocados al bulto, pero ya está todo eliminado. Un par de añitos sin transplantar, no se los quita nadie.

No hay comentarios: