4 de marzo de 2016

TRASPLANTE Y CAMBIO DE MACETA DE PIRACANTA.

Esta piracanta lleva bastante conmigo y probablemente sea uno de mis primeros errores, a sabiendas de que estas rosáceas no admiten madera muerta quise mantenerla así, el caso es que poco a poco la madera seca va pudriendo y creo que terminará afectando al conjunto de la planta. Por otra parte, la rama que dejo sin defoliar está deseando morirse, ya la he salvado en tres ocasiones, a ver si termina recuperándose de una vez aunque no soy demasiado optimista.
Este año tocaba transplante por lo que quise buscarle una maceta esmaltada que permitiera contrastar con la fructificación y creo que el color marfil le vendrá bien. Así que conforme recibí la maceta de Bonsaizen me puse manos a la obra.
Así estaba antes del trabajo.

Las piracantas tienen la mala costumbre de secar las hojas cuándo se les toca las raíces, así que defoliación al canto. Salvo una rama que está muy débil y dejo algunas hojas.
Frente, antes de meterle un tensor a la segunda rama izquierda. Ahora que veo la foto, observo que hay muchas ramas en la parte alta así que quitaré algunas y de paso sacaré algunos centímetros a la altura con la bajada del ápice ya que veo descompensada su altura en esta nueva maceta.

Parte trasera, ya con el tensor.

No hay comentarios: