12 de julio de 2018

CHAMAECYPARIS LAWSONIANA.

Este ¿junípero? aunque por la acícula parece un chamaceparis en pequeño, procede de una de esas plantas que cuándo llegan las navidades invanden las grandes superficies a 1 euro, venía pintada con spray de ese blanco que simulaba nieve (un antojo de mi mujer ese día), el caso es que pasada las navidades y como seguía vivo fue a parar a un rincón de la azotea, y a los dos o tres años y viendo que resistía, lo transplanté a una maceta de barro, y siguió olvidado, tanto que ni siquiera me molesté en sacarle foto hasta que percatándome de lo que había crecido pues recibió el primer cuidado bonsaístico, o sea, corte de ramas, transplante, pinzado y alambrado, vamos, la ilusión de toda planta ;), me sorprendió que a pesar del tiempo que llevaba en la maceta (seis o siete años), la misma no estaba congestionada de raíces, y la inmensa mayoría eran finas y fuertes.
Tras una consulta efectuada en su momento, me indican que podría tratarse de Chamaecyparis lawsoniana.

Así estaba en 2013 y después de su primer trasplante a maceta de bonsai.

Hace un  par de años empezó a secar ramas sin motivos aparentes e intuyendo un posible problema fúngico le hice varios tratamientos con Aliette y se detuvo el secado, y tras mucho tiempo esperando la recuperación de las ramas afectadas, no rebrotaron a pesar de permanecer algo verdes por el interior, quedando sólo una, así que ¿por qué no usar las ramas muertas para jin y tenjin?

 Una vez pelada la "zona muerta" y aplicada pasta cicatrizante en los labios de corte.

Y ya puestos, pues alambrar para intentar conseguir algo parecido a una copa. Este ángulo me gusta pero tiene el hándicap de que por la disposición de las ramas pues no hay ápice.

Desde otro ángulo sí tengo ápice pero me faltan ramas para rellenar la parte izquierda. Probablemente en el próximo transplante este será el frente todo depende de como brote.

No hay comentarios: