18 de marzo de 2019

PRUNUS CERASIFERA PISARDII.- UNA ESPECIE DIFÍCIL DE DOMAR

Esta la historia de mi Prunus pissardi, realmente su nombre completo sería Prunus cerasifera pisardii, una especie difícil de domar y hoy por hoy, una de mis causas perdidas.

Fue en mayo de 2006 cuándo dando un paseo por un vivero ví un palote tieso, pero lleno de flores, una flores magníficas y rápidamente lo vi convertido en bonsai y deleitándome año tras año, con sus magníficas floraciones, así que embargado por el entusiasmo, me lo llevé para casa. Una vez allí y cuándo lo miré tranquilamente, me di cuenta que me había dejado llevar por el entusiasmo, un tronco largo y cilíndrico no me pareció lo más adecuado y una línea de injerto más que perruna, pero ya lo tenía en casa, así que a lo hecho, pecho. Acodo al canto para acercar ese abultamiento del injerto a la superficie del sustrato y conseguir disimularlo.

Al invierno siguiente y tras el éxito del acodo, le metí el serrucho y quedó descabezado, aprovechando una rama lateral, improvisé un posible ápice.

Vestido era feo, pero desnudo no había por dónde cogerlo. En 2008 la rama ápice seguía allí, pero ni rastro de una subramificación. Lo peor de todo es que a la primavera siguiente, el supuesto ápice se secó.

 Y no fue hasta 2011 cuándo dispuse de una nueva ramilla-ápice, y esta vez sí disponía de subramas.

Con los prunus hay que ser muy cuidadosos a la hora de alambrar, quiebran las ramas con muchísima facilidad, y si oyes un chasquido, ya no tienes que preocuparte, rompistes la rama sí o sí, y sin solución de arreglarla. Desgraciadamente el ápice creció más de lo debido y nuevamente se quedó falto de subramas.

Así que volví a acortarlo y en la primavera de 2017, sacó varias ramitas y todas en lugares ideales.

Pero nuevamente, secó las del lado derecho, pero bueno, al menos tenía ramitas en la izquierda, algo era algo. Curiosamente en la primavera de 2018, las hojas brotaron en verde, es la única que vez que me ha pasado, la brotación al igual que color habitual de las hojas en el pisardii es púrpura. Eso sí, a pesar de mi desesperación, la floración seguía siendo espectacular, en esto no fallaba mi prunus.

Tampoco ha fallado en las raíces, ha desarrollado un buen número de raíces radiales que sin dudas, auguran un buen nebari.

Quiero darle una forma más redondeada, así que este año he empezado a acortar las ramas bajas, así de paso, deberían estimularse y tomar fuerzas las demás. La zona derecha del ápice sigue sin ramas, si este año no saca alguna, tendré que volver a acortarlo, veremos quién se cansa antes. Cada vez que lo veo y con la salvedad de los periodos de floración, me pregunto ¿Por qué lo sigo trabajando?, pero algo dentro de mi me dice, que merecerá la pena.

No hay comentarios: