21 de julio de 2019

EVOLUCIÓN DE BOUGANVILLA GLABRA

Desde siempre he tenido en el jardín de casa bouganvillas de varios colores, la verdad es que es una planta que me encanta. Hace algunos años y con motivo de las rutinarias podas me quedé con un par de esquejes para hacer lo que hacemos todos los principiantes, meterlos en una bandeja y ver un "bonsai". Han pasado algunos años y sigue resistiendo la campeona, a pesar de haber estado olvidada y sin apenas trasplantes. La pobre ha sido uno de los conejillos de indias con los que practicaba cualquier cosa nueva que aprendía en mis primeros tiempos.

Este es el aspecto que presentaba en 2004, tronco muy delgado y demasiado alta, no obstante, florida a rabiar.

A pesar de que en la foto se ve un alambre, el ejemplar está siendo modelado prácticamente a base de podas, las ramas tan "crujientes" de las bouganvillas no hacen buenas migas con las torsiones.

Como curiosidad, señalar que es trasplantada cada siete u ocho años. Así está a día de hoy con unas medidas de 25 centímetros de alto por 20 de ancho.

Frente actual.

 Espalda y posible futuro frente. No se ve la zona del shari, pero el movimiento es más armónico.

2 comentarios:

Manuel Porras dijo...

Me encanta esa buganvilla!

Enhorabuena

Anónimo dijo...

Gracias Manuel. Un saludo. Kai.