29 de noviembre de 2019

PIRACANTA MULTITRONCO O LA HISTORIA DE UNA GUERRA QUE TERMINARÁ PERDIDA.

Bueno, el título parece un poco negativo pero realmente este trabajo lo es. Por motivos desconocidos hay veces que la naturaleza se pone en nuestra contra y este es, o será un ejemplo claro.

Todo empieza cuando a finales de 2010 recolecto una piracanta con un montón de troncos, todos de parecido diámetro y rectos, alguno diría que vaya pérdida de tiempo, pero a los que no nos gusta gastarnos una pasta en árboles "con futuro", y tampoco nos echamos al monte con pico y pala, pues un regalo como este no se puede despreciar.

Buscando ideas me encontré este bosque netsuranari y me inspiró para el diseño que intentaría dar a mi multitronco.
Un año después, ya en 2012 la piracanta parecía establecida y aunque todas las ramas tenían verde no se la veía con la vitalidad de mis otras piracantas.

Para 2013 la cosa no solo no había mejorado sino que incluso la rama lateral izquierda terminó secándose por lo que al quedar descompensado el conjunto, decidí eliminar la rama muerta y la que compensaba por la parte derecha, que por otra parte, era un palote recto de cuya base nacía la ramita terminal.

En algunas ocasiones las hojas presentaban una especie de quemadura que empezaban por la punta y terminaban corriéndose por toda la hoja y además se presentaba por zonas muy definidas. Aunque en alguna rama seca este síntoma no fue patente. Fue entonces cuando oí por primera vez hablar del conocido como "fuego bacteriano".

El Fuego Bacteriano es una enfermedad producida por la bacteria Erwinia Amylovora que afecta a diversas especies de la familia de las rosáceas, aunque no a todas afecta con la misma virulencia. Las plantas afectadas suelen padecer chancros y exudaciones y son la principal fuente de contagio. Aunque este síntoma tampoco lo ha sufrido mi piracanta. Lo peor de todo es que esta bacteriosis no tiene cura y lo recomendable es quemar la planta o plantas afectadas.
A pesar de los malos augurios y al no estar seguro, pues no la quemé y comencé un programa estricto de desinfectado de herramientas, esterilizado de sustratos y macetas y el tratamiento periódico con Aliette Express (Fosetil Al), también es recomendable y caso de infección leve, el eliminar las ramas afectadas.
En 2016 y ya con solo cinco troncos, parece que las medidas adoptadas consiguen detener que no curar la posible infección y la planta comienza a brotar con más fuerza.

Pero no por eso pude evitar el secado de uno de los troncos, A principios de 2019 la rama que está justo al lado y que en esta imagen casi no se ve, también empieza a perder fuerza.

Vista desde atrás se aprecia mejor, así que llegados a este punto no me queda más remedio que eliminar la rama seca y la que empieza a secarse, rama que por otra parte, también es muy larga, recta y sin conocidad.

Así que a finales de este mes (noviembre 2019), aprovecho para cortarlas y transplantar a una maceta de entrenamiento.

Antes del nuevo plantado, efectúo un tratamiento intensivo de las raíces con el Aliette, y posteriormente de toda la zona verde.
Seguiré intentando salvarla pero creo que será un esfuerzo inútil, ha ido perdiendo rama a rama y desde la siete iniciales ya solo quedan tres. Insisto en lo más importante en estos casos y es la desinfección de todas las herramientas y utensilios que entren en contacto con la planta, al menos debemos intentar evitar que se contagien otros ejemplares.

¿Merecerá la pena o simplemente estoy demorando lo inevitable?

No hay comentarios: