3 de octubre de 2020

BOUGANVILLAS DESDE CERO ¿DE PATITO FEO A CISNE?

El año pasado hice una remodelación en mis patios, resultado de ella fue que me sobraban varias boungavillas de varios colores que durante años mantuve como plantas de decoración y a pesar de no andar sobrado de espacio pues al no saber que hacer con ellas les dí una fuerte poda y las puse en macetas pequeñas, no sé si alguna de ellas llegará algún día a merecer una maceta de bonsai, pero aquí empieza el largo y tortuoso camino.

La secuencia de fotos es la siguiente: la primera foto es tal como estaban al año de haber sufrido el gran corte de ramas y raíces y la segunda es tal como han quedado al día de hoy. Lo más difícil es cortar por lo sano, vamos, eliminar aquellas ramas que aunque estén bonitas son inadecuadas para el diseño final de la planta, así que este primer año voy a eliminar todas aquellas ramas que sé fehacientemente no servirán, en caso de duda, las dejaré que para cortar siempre hay tiempo. Luego estar algo más difícil aún, cortar flores, pero alguna se ha salvado.

Bouganvilla 1. Es un intento de adosado a una piedra, nunca vi un ejemplar de bonsai con este diseño así que vamos ello. La piedra fue tallada en primera instancia buscando dar paso a las raíces principales, este año tengo que desmontarla y ajustar un poco más. No sé de qué variedad se trata, florece mucho y las brácteas son más pequeñas que en Bouganvilla glabra. Colores blancos y magentas.
 
Tenemos que acortar las ramas sí o sí, para obtener una subramificación adecuada hay que cortar lo más cerca del tronco posible, así que la rama principal va a una yema.

TIP: Para ajustar las raíces a la piedra podemos usar alambre, rafia o ambas cosas.

Boungavilla 2. Es la variedad clásica de la B. glabra pero con hojas más pequeñas y delicadas, brácteas color púrpura.
 
Es un triple tronco, una pena que el tachiagari sea más delgado que la zona de nacimiento de los tres troncos, con el tiempo es algo que puede corregirse.
 
Así queda por la otra cara.
 
Bounganvilla 3. Bouganvilla glabra tradicional. Un doble tronco que nacen de la misma raíz. Me gusta el movimiento armónico que llevan ambos troncos.
 
 Desgraciadamente la parte alta de ambos troncos se había secado así que atpc la parte seca.
 
Así que debemos buscar un ápice, es fácil conseguirlo usando la rama más alta y acercándola al tronco, para ello un alambre nos servirá de gran ayuda. En este caso y al juntarse los dos troncos, solo necesitaremos un ápice. La rama "futuro ápice" se ha cortado a dos yemas.
 
Esta es la otra cara.
 
Bouganvilla 4.- Otra Boungavilla glabra. En este caso su crecimiento ha sido escaso.
 
Más de lo mismo, cortar lo que estamos seguro no nos servirá. No podemos hacer nada más.

 Bounganvilla 5.- Un ejemplar de flores amarillas.
 
 Así queda. Las brácteas también fueron eliminadas.

 Nuevamente el ápice se rehará con una rama que es fijada al tronco principal por un alambre.

Bouganvilla 6..- Otra glabra con troncos gemelos.

Tras el corte de ramas innecesarias, queda así.

Nunca tuve una bouganvilla cultivada para bonsai, cosa extraña pero es así, salvo este ejemplar que procede de un resto de poda de una de las anteriores, como podéis ver y a pesar de ser mucho más joven, el grosor del tronco duplica al de su "padre", y siempre estuvo en maceta muy pequeña, son de esas cosas extrañas del mundo bonsai. Cultivada siguiendo el procedimiento anterior.
 
Así era en 2013.
 
Y así está ahora.  Un ejemplar shohin, tamaño muy difícil de ver en esta especie ya que por su morfología se suele cultivar en ejemplares grandes.

No hay comentarios: