23 de abril de 2021

ACER PALMATUM AKANE.- EVOLUCIÓN DESDE CERO Y PRESENTACIÓN EN SOCIEDAD.

Akane pertenece al grupo de Palmatum-verdes. Tiene hojas primaverales de color amarillo anaranjado brillante con márgenes de color rosa intenso que contrastan bien con los tallos y brotes de las hojas de color rojo coral. Los colores primaverales duran casi un mes, luego se tornan de un amarillo claro y profundo y gradualmente se vuelven verdes claros. El color otoñal es de naranja a amarillo con rubor rojo. Las pequeñas hojas de cinco lóbulos bien divididas son más largas que anchas. Los lóbulos son triangulares ovalados con puntas puntiagudas y márgenes claramente dentados. Los tallos de las hojas, cortos y delgados, son rojos. De crecimiento lento, este delicioso árbol compacto semiDwarf es improbable que supere sembrado en el suelo los 3 mts de altura, con una anchura de aproximadamente 1,5 mts. Akane significa "cielo de la tarde brillante", que describe perfectamente el color primaveral de las hojas.
 
Este palmatum fue comprado a principios de 2018 pero me mandaron un ejemplar raquítico con un tronco que apenas tenía 3 milímetros de diámetro por lo que lo he tenido tres años en cultivo, aunque su pequeño porte no ha sido óbice para que me haya regalado su extraordinario colorido primaveral año tras año, el cual se mantiene bastante más tiempo que la mayoría de cultivares. Aquí una muestra de las hojas recién brotadas (2018), a media primavera (2020) y en verano (2019).
Desgraciadamente el ejemplar tenía los dos defectos típicos, raíces en garra e injerto perruno y muy alto a lo que había que añadir su largo tronco recto, así que era un candidato claro al acodo y hoy llegó el día, en tres años de cultivo he conseguido un diámetro de tronco aceptable para proceder al acodado. Así se encontraba a 15 de abril de 2021, día del acodado. Las hojas luciendo un amarillo intenso.
 
 
 El sistema utilizado es el clásico de la corona, tras el pelado de un anillo, ahorcado con alambre, y rejilla rellena con akadama.
 Ya ubicado en su lugar habitual.
 
 
Es un lugar bastante soleado en comparación con el resto de mis ejemplares así que para conservar la humedad del sustrato durante más tiempo cubro la superficie con una generosa capa de musgo sphagnum. Importante etiquetar con el nombre y la fecha de realización del acodo. Ahora a esperar hasta septiembre que si todo va bien, habrá emitido suficientes raíces como para ser separado con seguridad.

14 de abril de 2021

ACER PALMATUM DESDE CERO.- MI SISTEMA DE CULTIVO.

Algunos me habéis preguntado dónde compro los ejemplares que enseño, que ellos no los ven en las tiendas y si ven algunos, son muy caros. Estos ejemplares que pongo, me costaron entre 17 y 21 euros el más caro.
 
No existe ningún secreto, sólo hace falta tiempo, es cuestión de paciencia, y un poco de buen cultivo también ayuda. Según los libros, el Acer palmatum requiere de climas frescos y agua de buena calidad, aunque no llegan a la calificación de plantas acidófilas, si que agradecen sobremanera un agua exenta en lo posible de sales y en mi tierra, aunque existe cierta humedad ambiental, se vuelve un desierto en verano problema acrecentado por la existencia de un viento del este, que aquí llamamos Levante, que lo reseca todo, y en relación al agua pues qué comentar, un agua dura aunque no en exceso pero tampoco adecuada para el correcto cultivo del palmatum.
 
Con estos condicionantes son con los que yo tengo que lidiar, máxime cuándo por razones morales me niego a montar un equipo de ósmosis y tirar hasta 10 litros de agua (cuándo los filtros no están en perfectas condiciones) que digan lo que digan, es hasta lo que se desperdicia por cada litro de agua osmotizada.

En esta entrada voy a ir paso a paso con mi sistema de cultivo, que será peor que otros y probablemente poco "académico" pero es un sistema que me funciona, será una entrada tipo "Suma y sigue", cada avance y trabajo será motivo de una nueva, en dónde rescataré lo ya publicado, por lo que por cada entrada nueva, borraré la anterior y tendremos toda la información suministrada en una sóla.

Partiremos desde el punto cero, o sea, desde el momento que compramos el plantón. Hasta ahora sólo he trabajado con variedades resistentes y para mí, también será nuevo todo lo que acontezca en el periodo de cultivo, ya que las variedades elegidas son de las que podemos considerar "no tan resistentes como otras", por eso, y para asegurar la continuidad del proceso, serán tres las variedades elegidas para este trabajo desde cero.
 
Este es el flujo de acciones que realizo cuando compro un ejemplar de Acer palmatum en vivero. Creo ayudará a tener una visión de conjunto de esos 2-3 primeros años de cultivo que nos permitirán llevar a nuestro ejemplar al punto óptimo para empezar su trabajo real en busca de nuestro bonsai. Señalar que siempre compro ejemplares en invierno ya que me permite empezar a realizarle labores desde el instante que llega a casa.

Los palmatums elegidos fueron comprados en diciembre de 2017 y estas primeras fotos corresponden a abril de 2018.
 
CORALLINUM:  Pertenece al grupo Palmatum-Verdes. El follaje primaveral es de color rosa coral profundo distintivo y sorprendente en este cultivar. En verano se vuelve verde, algunas hojas pueden estar salpicadas con motas diminutas de tonos claros. La segunda brotación la hace en color escarlata. Las pequeñas hojas  están divididas en cinco a siete lóbulos, ahusados y ligeramente dentados. Los delgados tallos de las hojas son de color rojizo. De crecimiento lento, este cultivar produce una planta densa y compacta.
 
SEIRYU:  Pertenece al grupo Dissectum-Verdes, siendo uno de los pocos dissectums verticales. Con atractivas hojas de color verde brillante tiene una ligera punta con tonos rojizos en la primavera, que cambia a un verde claro en el verano. Con el calor del sol, los tonos rojizos pueden reaparecer en los bordes. Los colores del otoño son espectaculares, van desde el dorado fuerte hasta el amarillo claro con un toque carmesí. Las hojas de siete lóbulos son un poco más pequeñas y no están tan finamente cortadas como en la mayoría de los dissectuns. La corteza es de un marrón verdoso oscuro. El crecimiento vertical es bastante fuerte con brotes rígidos. Seiryu significa: Dragón azul verdoso.
 
SEIGEN:  Pertenece al grupo Dwarf-Verdes. Dwarf significa enano. Las nuevas hojas de un color rojo fuego y amarillo anaranjado, duran varias semanas. Se vuelven verdes para el verano y se tornan de amarillo a caqui en el otoño. Este cultivar es uno de los primeros en brotar y, por lo tanto, es susceptible a los vientos fríos y las heladas primaverales. Las pequeñas hojas de cinco lóbulos parecen delicadas, se mantienen juntas y se dividen hasta la mitad de la base. Los bordes están ligeramente dentados. Es uno de los favoritos entre los cultivares enanos de colores primaverales y muy popular para el bonsái en Japón. Seigen significa: color oscuro claro.
  
MI PROCEDIMIENTO DE TRABAJO:
Es bonito recibir ejemplares ya brotados pero yo siempre compro en invierno. Generalmente los viveros de reconocido prestigio están en centroeuropa, y los ejemplares llegarán a nuestras manos, totalmente aletargados, pero se encontrarán en un nuevo clima que tranquilamente puede estar diez o quince grados por encima y se estimularán para empezar la brotación. Conforme llegue a nuestras manos podremos transplantar, cortar raíces y ramas, sin ningún tipo de problemas, cuándo la planta empiece a reaccionar, tendremos todo el trabajo hecho y los dedos cruzados para que los resista.
 
TIP: Por experiencia sé que si una planta recién llegada soporta el trabajo más drástico, los soportará todos a partir de ahí. Intentar ser prudente y dedicarnos a que sobreviva sin hacer lo que tenemos que hacer, sólo demorará el desenlace y nos hará perder tiempo.
 
LO PRIMERO que debemos hacer:
 
1.- Caso de que sea una planta injertada, es evaluar la calidad del injerto. Si el injerto es malo o poco discreto tendremos que acodar para conseguir llevar la línea del injerto lo más cerca posible del nivel de plantado, así que directamente y tras la eliminación del sustrato viejo, lavado de raíces y elinimación de aquellas ramas que sepamos a ciencia cierta serán inservibles, plantarlo en una maceta de cultivo con el sustrato adecuado.
 
Hay que valorar la posibilidad de que en un futuro próximo tengamos que acodar para conseguir que una línea de injerto "perruna" o demasiado alta, quede oculta, o para obtener un sistema de raíces radial, por eso y en principio, la altura del ejemplar no debe preocuparnos demasiado y si vemos que el acodo será imprescindible, pues tenerlo en cuenta nunca está de más.
 
2.- Caso de ser una planta no injertada pues debemos evaluar el estado de las raíces, si nacen adecuadamente, o sea, paralelas al tronco, pues eliminar la pivotante y todas aquellas que crezcan hacia abajo o atravesadas. Si vemos raíces en garra o lo suficientemente gruesas que impidan conseguir llevarlas a la horizontalidad, pues es necesario acodar, así que actuaremos como en el primer caso, no cortar nada y a maceta de cultivo. 

Este primer paso nos llevará tres años, caso de ejemplar acodado: el primero será de cultivo, en el segundo haremos el acodo, y el tercero y una vez separado el acodo, pues nuevamente cultivo para establecer las raíces.
 
3.- Caso de ejemplar que no necesita acodo, nos llevará dos años, tras el corte radical de raíces innecesarias, gruesas o que crezcan de forma indebida sin posibilidad de ser modificadas y poda de ramas claramente innecesarias o excesivamente gruesas. Dos años de cultivo en contenedor grande, caja de madera o porexpan.

Pasado este tiempo empezará la andadura en la formación del bonsai.

4.- Al mismo tiempo y recién comprado debemos evaluar el movimiento del tronco, buscar el posible frente, tras lo cual haremos la eliminación todas las ramas gruesas que con seguridad no vayan a formar parte de su diseño, al menos en estos primeros momentos.

Elegir un posible frente, tal vez sea lo más fácil, el movimiento del tronco te lo indicará, necesitamos que nuestro frente elegido tenga algo de movimiento, da igual a derecha o izquierda, pero debemos buscarlo. La ventaja es que eligiendo bien el posible frente, siempre tendremos una espalda que también tendrá movimiento, a veces nos llevaremos sorpresas al ver que lo que consideramos espalda, es un frente perfecto. El palmatum ramifica muy bien de las heridas y tiene facilidad de injerto, pero un tronco con movimiento incorrecto, jamás podrá ser rectificado sin perder todo el trabajo realizado al tener que comenzar de cero si queremos cambiarlo. ES IMPORTANTE, recién comprado el plantón, meditar tranquilamente sobre el frente ya que nos evitará pérdidas de tiempo caso de tener que cambiar el diseño.
 
RESUMIENDO: 1.- Evaluar la necesidad o conveniencia de acodar. Acodo sí = no tocar raíces. Acodo no= cortar raíces innecesarias.
                            2.- Buscar el posible frente.                            
                            3.- Eliminar ramas innecesarias en relación al frente decidido.
                            4.- Trasplante a maceta de cultivo. 

LABORES BÁSICAS EN EL CORALLIMUN.
El ejemplar de Corallinum es un claro candidato al acodo. Línea de injerto muy alta, el tramo del patrón también es demasiado largo y encima tiene raíces en garra.

1.- Eliminar todas las ramas gruesas y finas mal situadas, dejando sólo las finas que nazcan de forma aceptable, según el frente escogido.
2.- No tocar las raíces, vamos a acodarlo.
3.- Lavado de raíces y plantado en maceta de cultivo durante una temporada para que pille fuerza, en la primavera siguente lo acodaremos. Si vemos que el ejemplar está fuerte podríamos plantearnos hacer un acodo tardío a finales de la primera primavera.

Con esto ya tenemos iniciado nuestro proyecto. En este estado y después de realizado lo anterior, están realizadas las fotos iniciales.

LABORES BÁSICAS EN SEIRYU Y SEIGEN:
1.- Eliminación de la raíz pivotante y aquellas raíces gruesas y no gruesas que no crezcan o puedan ser reconducidas a la horizontal.
2.- Buscar el posible frente y eliminación consecuente de las ramas que no sirvan para el diseño básico.
3,. Lavado de raíces y plantado en maceta de cultivo.

LOS ACODOS
En el punto anterior os comentaba la importancia de tener en cuenta la necesidad de acodar el tronco de nuestro ejemplar por dos motivos principales:

1.- La distribución radial de raíces no es algo que afecte al desarrollo habitual de una planta de vivero, cultivadas generalmente para ser plantadas en el suelo o en macetas amplias dónde quedan ocultas, pero en bonsai es diferente, el uso de macetas planas así como la búsqueda de un nebari perfecto es algo básico por lo que, sí o sí, debemos procurar un nacimiento de raíces radiales que nos permita dotar a nuestro bonsai de una formación acorde a los cánones que el bonsai requiere y que una planta de vivero, salvo en afortunadas ocasiones, no nos ofrecerá. Por eso, es fundamental y como primer trabajo importante, el obtener un buen pan de raíces y que las mismas, se distribuyan de forma radial.

2.- Cuándo por defectos, tales como un mal injerto que provocan engrosamientos indeseables que a la larga echaría por tierra todo nuestro empeño e ilusión de conseguir un bonsai decente, deberemos intentar que ese mal injerto quede disimulado llevándolo a nivel del sustrato, lo que camuflaría casi totalmente el defecto. Largos troncos rectilíneos y sin conicidad también son buenos voluntarios para ser acodados. Debemos evitar dejar la zona de injerto bajo el sustrato, a la larga puede provocar que a pesar del tiempo que lleve realizado, termine muriendo el patrón, algo que se acentúa si crecen raíces desde la zona de la variedad injertada, por tanto, hay que evitar dejar la zona de contacto del patrón con el injerto, bajo tierra.
 
TIP: Nunca acodar por encima de la línea de injerto. Cuándo una planta viene acodada es por algo, por lo que SIEMPRE hay que dejar una porción del patrón, que es por dónde deben salir las raíces.

El mejor y más seguro sistema es utilizar una rejilla plástica y hacer con ella una corona que rodee el tronco y permita que el sustrato utilizado esté en contacto con el sustrato de la maceta. En una entrada anterior ya os conté mi sistema de doble corona. Doy por hecho que conocéis el procedimiento de pelado del tronco y como prepararlo para ser acodado.
Aquí tenemos el ejemplar de Corallinum que tenemos en seguimiento, tenía y buen pan de raices y brotó fuerte, así que aunque un poco tarde. lo acodé a finales del mes de junio de 2018.

UN RECURSO PARA AYUDAR EN EL ACODADO.
Un procedimiento que ayuda al mejor enraizado del acodo es la ETIOLACIÓN. La etiolación/etiolización consiste en privar al tronco de la luz solar, esto hace que en esa zona se pierdan los cloroplastos y que el tronco, al igual que ocurre naturalmente en la naturaleza cuándo una rama toca el suelo o está cubierta totalmente de vegetación, tenga tendencia a emitir raíces para aprovechar la situación idónea que se le presenta para seguir creciendo. Pues esta reacción podemos utilizarla como recurso para facilitar la emisión de raíces.

El procedimiento es simple, se trata de cubrir la zona por dónde haremos el acodo con algún tipo de cinta plástica opaca que impida el paso de luz, también podemos utilizar cinta transparente de injertar o cualquier otro plástico pero poniendo previamente algún papel que cubra el tronco e impida el paso de luz, incluso podríamos utilizar papel de alumnio del usado en las cocinas. Para evitar un excesivo calentamiento por esa zona no es recomendable el uso de cintas negras. 

Aquí tenéis el ejemplar de Seigen en seguimiento, recién preparado para provocar la etiolación. Este  ejemplar no tenía buenas raíces, por lo que he dejado que transcurra un año desde su compra y transplante para que se fortalezca en lo posible. El acodo lo realizaré, más o menos, en el mes de abril de 2019, por lo que llevará casi año y medio de cultivo.
En el mejor de los casos, el preparar una planta acodada para empezar a ser modelada como bonsai, nos llevará tres años. Querer acelerar el proceso sólo nos llevará a ejemplares mediocres o incluso al fracaso.

TIP: Insistir en lo ya dicho, lo primordial, principal y único importante, es en primer lugar, el dotar al ejemplar de un buen pan de raíces lo más radial posible e intentar camuflar la línea de injerto.
 
Este es el estado que presentaban los ejemplares en seguimiento, el día 30 de octubre de 2018.

Corallinum ya habiendo sustituido la doble corona por una sóla, arreglado raices y "reacodado", en esta próxima primavera será cortado. El reacodo fue motivado porque por uno de los laterales del tronco no nació ninguna raíz, sin dudas el no haber girado la planta de forma periódica pudo influir en que solo naciesen raíces de la zona más soleada, aunque también podría haber influido el acodarlo tan tarde.

EL PINZADO
Generalmente solemos ver grandes ejemplares de palmatum y todos tienen el mismo defecto, están estructurados con largas ramas  que sólo tienen brotación a partir de la mitad de la misma. Esto se debe a las prisas del viverista de bonsai o simples aficionados, por hacerlo crecer, problema que se acrecenta en los ejemplares cultivados en suelo, por la web podemos ver muchos ejemplos, grandes troncos y largas ramas carentes de una subramificación adecuada. Si el bonsai es paciencia, el palmatum os lo recordará día a día.

Aquí no vale el axioma de "dejar crecer y cortar". Si dejamos crecer y cortamos, por un lado estaremos llenando el tronco de heridas que no siempre cicatrizan adecuadamente (ver imagen siguiente) y por otro lado y más importante, los entrenudos se alargarán en exceso, lo que nos impedirá una subramificación fina que nazca ya desde el propio tronco, otras veces incluso con ramas orientadas en diferentes direcciones que nos impedirán dar una buena armonía y equilibrio al conjunto.
Para favorecer el engorde de las ramas principales y del propio ejemplar, podemos compensar dejando más ramillas de las necesarias en cada rama, aunque veamos claramente que serán innecesarias, siempre y cuándo, sean finas.

Por otra parte, si las condiciones de cultivo son adecuadas, la fisiología de cualquier planta la lleva a crecer todo lo posible, así que si mantenemos un buen régimen de riegos y abonados se favorecerá, también ese alargado indeseado de los entrenudos.

Desde el primer momento y una vez obtenida la estructura básica y asentamiento del ejemplar (2-3 años) deberemos realizar el pinzado de brotes, esto ralentizará la formación del ejemplar pero a la larga nos permitirá disponer de una gran subramificación fina y unos entrenudos muy cortos, lo que a la postre incidirá en la calidad del ejemplar. Así que en principio todos nuestros esfuerzos deben ir dirigidos a obtener ramas con los entrenudos más cortos posibles.
 
Los pinzados deben repetirse de forma contínua desde que empieza la brotacióna  finales del invierno o principios de primavera hasta que se detenga. Lo habitual es que una vez pinzado el brote el crecimiento se detiene y esa ramilla no seguirá creciendo a lo largo, por lo que dependiendo del nivel de brotación, así durará el periodo de pinzado. De esta forma también se estimula al nacimiento de nuevos brotes. Tendremos me mirar nuestros ejemplares diariamente, y si es posible, por la mañana y por la tarde, ya que seguro descubriremos nuevos brotes y el pinzado se realizará en el momento que veamos claro la salida del brote desde el primer par de hojas.
Para el pinzado podemos utilizar, una pinza, pinzadora o unas tijeras, siendo el pinzado a mano menos recomendable ya que deja un corte menos uniforme a pesar de la finura de los brotes.
  
TIP.- Los palmatums ya establecidos suelen tener una segunda brotación, en este caso ya no será imprescindible el pinzado, nos interesará más dejarlos crecer como ramas o brotes de sacrificio.
 
El 21 de abril de 2019 y con la brotación prácticamente finalizada, así se encuentran.
 
Tras la separación del acodo, el brotado del Corallinum fue aceptable.

El Seigen brotó de forma espectacular.

El Seiryu también brota aceptablemente aunque alarga en exceso las ramas. Probablemente sea la variedad menos adecuada para bonsai de estas tres que muestro.

Y este es el estado con la nueva brotación a finales de la primavera de 2020. Empiezan su tercer año y esta temporada debemos estar atentos a la obtención de la estructura básica con las ramas primarias, alambrando caso de ser necesario. Las ramas del año innecesarias se quedan, los ejemplares tienen que seguir pillando fuerzas, sobre todo el Corallinum que fue acodado y su sistema radical es nuevo.

Si los comparamos con hace dos años, el cambio empieza a ser notable. Esta foto es de la primavera de 2018.

Si comparamos la foto anterior con esta siguiente tomada en diciembre de 2020, podemos ver la evolución en tan solo dos años y medio. La ramificación del Seigen ha sido bestial, en Seiryu fue algo más discreta, por contra el tachiagari ha duplicado su grosor, Corallinum es el más atrasado pero recordemos que está casi recién separado del acodo.

A favor del Corallinum es el incipiente nebari radial desarrollado, producto sin dudas del acodado.

PRIMAVERA DE 2021

CORALLINUM: No le haremos nada, que crezca libremente.
SEIRYU: Fue trasplantado a principios de la primavera, recorte de raíces. Las ramas las dejamos crecer libremente. Sigue en bandeja de bonsai, es un cultivar con mucha fuerza de crecimiento y si estuviese en maceta de cultivo, sus ramas se dispararían.
SEIGEN: Fue trasplantado a principios de la primavera, recorte de raíces. Eliminación de algunas ramillas nuevas innecesarias. Pinzado de brotes.

CONTINUARÁ.

7 de abril de 2021

EVOLUCIÓN DE ACER DISECCTUM VIRIDIS DESDE CERO

Acer disecctum Viridis pertenece al grupo de los Dissectum-Verdes. Se caracteriza por un follaje verde profundo y hojas delicadamente aserradas que forman arbustos vigorosos, con tendencia fuerte hacia el crecimiento en cascada, en forma de paraguas. Cultivado como planta ornamental pueden alcanzar hasta los cuatro metros de altura. En verano toman un color verde brillante cautivador que se vuelve dorado con tintes rojos en el otoño. Viridis significa "verde".
 
Es precisamente este crecimiento vigoroso y la fragilidad de sus ramas ante eventuales alambrados una vez lignificadas, lo que los convierte en una variedad no demasiado adecuada para trabajarlo como bonsai pero: ¿quién dijo miedo?

Esta es la evolución de un dissectum más bien "perruno" adquirido en 2012. Así estaba cuándo llegó a mis manos, y como suele ser habitual, sufrió los tratos de bienvenida, poda de todas las ramas largas y de aquellas que a todas luces serían innecesarias y trasplante a akadama y sustrato orgánico.
Mi primera prioridad fué dar al tronco algo de movimiento, era totalmente recto, y esto o lo hacía ya o nunca podría corregirlo, de ahí las patentes marcas que dejó el alambre.

Lo peor de todo era el injerto perruno que tenía y que lo invalidaba para bonsai, esto habría que arreglarlo, sí o sí. En un caso normal, y recién llegado pues hubiese efectuado un corte radical de raíces, dejando sólo las que permitieran un crecimiento radial, por pocas que fueran pero en este caso y viendo la necesidad del acodo pues no toqué las raíces.

Permaneció en cultivo durante dos años y medio y en la primavera de 2015, fue acodado por el método de la corona.

En septiembre del mismo año y debido a su buen enraizamiento, fue separado y replantado. Viendo la imagen podemos comprobar dónde quedó la línea de injerto, prácticamente imperceptible a la vista, y mejorará con el paso del tiempo.

Estuvo desde entonces, septiembe de 2015 sin trasplantar, habiéndome dedicado exclusivamente al cultivo y orientación ligera de ramas. El alambrado debe efectuarse con mucha precaución, ya que marca fácilmente la corteza y sobre todo, por la fragilidad de sus ramas, el Dissectum es de los palmatums con ramas más quebradizas y tenemos que ir poco a poco, el concepto paciencia adquiere con esta variedad, toda su importancia.
Así lucía en la primavera de 2018 lo que me permitió ilusionarme con una otoñada espectacular, los tonos, primero dorados y luego rojos intensos que adquiere esta especie, justifica cualquier sacrificio por mantenerla.

Desgraciadamente, dos temporales de fuertes vientos y aguaceros en el peor momento, lo dejó sin apenas hojas, quedando en este deplorable estado, que aunque no afectó a la salud de la planta si que truncó mis expectativas otoñales, aún así me permitió ver la coloración con la que puedo soñar. Otro año sería.

En 2019 y con las raíces bien establecidas y numerosas, transplanté a una maceta plana que favorecerá el crecimiento lateral de las raíces y consecuentemente, la formación de un nebari adecuado. Después de una ligera selección de ramas, fue alambrado forzando todo lo posible pero sin llevarlo al límite de sus posibilidades, es mejor hacerlo en dos o tres años a quedarnos con la rama en la mano. A partir de ahora tendré que ir llevando las ramas a unas inclinaciones más armónicas entre ellas y dependerá de lo que la planta me ayude.
He tardado seis años en llevarlo al punto de partida para su cultivo como bonsai, probablemente pueda hacerse en menos tiempo, pero yo trabajo así, tranquilo por naturaleza, me ralentizo totalmente cuándo pienso en "bonsai". Ya estoy ansioso (jajaja) porque llegue la primavera. Este cultivar tiene tendencia a crear ramas en cascada, pero el mio en particular las tenía todas hacia arriba así que poco a poco  las voy llevando hacia abajo. Tampoco se caracteriza por sacar ramas nuevas con facilidad, así que me sigo apañando con las que dejé originalmente.
 
 El mayor problema que tiene ahora mismo es la falta de una rama en el lugar que indico y al menos le sobra la rama justo por debajo.

Sin esta estructura básica pensar en otros factores como el grosor del tronco o la subramificación, es algo secundario, tendré que ir pensando en un autoinjerto, el problema es que este Disecctum, al contrario que otros palmatums, tiene ramas muy quebradizas y no me va a permitir el doblado necesario para llevar la ramita a injertar al lugar exacto, tengo que pensar en algo. He intentado esquejarlo para obtener esa ansiada rama, pero hasta ahora no tuve suerte. Aquí un montaje de la idea original, dejando y eliminando la primera rama de la izquierda. Sed benevolentes y echadle un poco de imaginación para ver el verde más ordenado.

CONTINUARÁ.

28 de marzo de 2021

EVOLUCIÓN DE ACER PALMATUM YAMAMOMIJI MULTITRONCOS II.

Esta es la historia de uno de mis dos multitroncos de Acer palmatum Yamamomiji que comienza a finales de diciembre de 2012, cuando después de un año de haber obtenido esquejes con restos de podas y haber estado plantados en una misma maceta fueron separados y preparados para que iniciaran su andadura individual.

Y así fueron engordando poco a poco. En mayo de 2016, ya estaban pidiendo a gritos que hiciera algo con ellos y más bien movido por la necesidad de hacer sitio para otras macetas, decidí hacer una plantación conjunta, por cosas del azar, estos ejemplares que "nacieron" juntos, volverían a estar unidos.

Tras varias pruebas y eliminación de algunas raíces que impedían los acercamientos, quedaron listos para su plantado, intentando acercarlos lo suficiente para que cuando pasen los años y desarrollen nebaris, éstos terminen uniéndose.

Tras diversas probaturas así quedaron plantados a finales de mayo de 2016.

 Y empezó a pasar el tiempo, aquí el verano e invierno de 2017. Frente y espalda, respectivamente.

Finales de primavera y principios del otoño de 2018. Los temporales de viento y agua del otoño me lo dejaron prácticamente pelado sin darle casi tiempo a las hojas para otoñar.
 
Otoño e invierno de 2019.

Mediados de la primavera y otoño de 2020.

Principios de la primavera de 2021.

CONTINUARÁ.

EVOLUCIÓN GRÁFICA DE ACER PALMATUM YAMAMOMIJI

Este es el que durante años fue mi único ejemplar de palmatum, comprado como Conejillo de Indias para tantear esta especie en mi clima. Es el padre de todos los Yamamomiji que tengo.




22 de marzo de 2021

ACER PALMATUM "SEIGEN".

Seigen pertenece al grupo Dwarf-verdes. Las hojas nuevas son de un rojo fuego brillante, duran varias semanas. Se vuelven verdes para el verano, volviéndose de color amarillo a caqui en el otoño. Este cultivar es uno de los primeros en brotar y, por lo tanto, susceptible a los vientos fríos y las heladas primaverales. Las pequeñas hojas de cinco lóbulos parecen delicadas, se mantienen juntas y se dividen hasta la mitad de la base. Seigen es similar a "Tama Hime" y "Kiyohime". Plantados en suelo forma un pequeño arbusto redondeado de hasta dos metros de alto. Es uno de los favoritos entre los cultivares enanos de colores primaverales y muy popular para el bonsái en Japón. Seigen significa "color oscuro claro".

Este ejemplar pertenece al novísimo lote de 2018 pero su buen desarrollo me va a permitir que para el año que viene sea plantado en una bandeja de bonsai. Así ha sido la evolución comparativa en estos tres años.

 

19 de marzo de 2021

EVOLUCIÓN DE ACER PALMATUM KATSURA

Katsura es un cultivar perteneciente al Grupo Palmatum-verde. Esta deliciosa variedad es bastante sorprendente en su crecimiento primaveral, cuando las hojas son de un color amarillo anaranjado con márgenes blancos que se difuminan en un naranja más brillante. Las hojas se vuelven de un verde claro a amarillo verdoso en los veranos. Los colores del otoño son amarillo brillante y naranja. Las hojas pequeñas tienen cinco lóbulos ovado-lanceolados, ahusados en una punta larga y bastantes separados. Los márgenes están poco dentados. El lóbulo central siempre es más largo. Plantado en el suelo este cultivar produce un árbol denso y erguido, de hasta 5 m de altura. Se adapta bien al cultivo como bonsái. Katsura significa peluca.
 
Estos son once años en la evolución de un Katsura, regalo de mi amigo Marc Gesalí, al que desde aquí mando un saludo.
 
Así era en 2009, el día de su llegada a casa. Tenía un poco de conicidad invertida por debajo del injerto.

Para 2012 la incipiente ramificación primaria ya iba formándose.
 
 En 2017 y con un buen pan de raíces recibe el único ordenado de las mismas que ha recibido, pequeños ajustes fijados con rafia.
 
En 2018 la ramificación primaria y secundaria de la mitad baja del tronco ya está encarrilada. De la parte alta aún no me preocupa mucho porque no sé cual será su altura definitiva.
 
Esa primavera hace su primera brotación espectacular. Ramas maduras es igual a hojas maduras.

Esta foto es de 2019 en verano, el ejemplar casi completamente virado al verde.

Para 2020, brotando ya con sus colores identificativos de la variedad. He recortado las ramas de la parte central y se nota pero no quedaba más remedio. La conicidad invertida ya está totalmente corregida. Tenía que haberlo trasplantado esta temporada pero se me pasó, cagonlá. 😖😖😖😖

Y así fue la brotación de 2021, los nuevos brotes centrales empiezan a corregir la "cintura de bailarina".