29 de octubre de 2018

TÉCNICAS DE REPRODUCCIÓN.- LA ETIOLIZACIÓN O ETIOLACIÓN

La etiolización o etiolación es una técnica que consiste en privar a una rama rica en cloroplastos de luz, al no tener luz pierden los cloroplastos lo que hace que la rama pueda emitir raíces con más facilidad. Es un sistema que sirve tanto para los acodos como para futuros esquejes.

Para oscurecer la zona a acodar o esquejar se utilizan cualquier tipo de cinta opaca incluso cualquier plástico opaco, procurando que no sea negro ya que retiene excesivo calor y en determinadas situaciones podría ser dañiño para la planta.

En la naturaleza se origina de forma espontánea, ramas que quedan cubiertas por vegetación o que por su peso y otros factores, terminan con contacto con el suelo, pues terminan emitiendo raíces, es una reacción biológica a la falta de luz, que podemos aprovechar con nuestras plantas domésticas.

Aquí tengo unos acer palmatums comprados en diciembre de 2017 y con injertos perrunos por lo que si queremos intentar conseguir algún bonsai decente lo primero que debemos hacer es intentar disimular las uniones y para eso es necesario acodar. 

Para que el sistema sea efectivo, deben estar oscurecidos al menos tres meses.

 


22 de octubre de 2018

ACODO EN DOBLE CORONA DE ACER PALMATUM

En una anterior entrada analizábamos cuándo y porqué acodar un acer palmatum.

Pues transcurridos unos seis meses desde su transplante, aunque lo recomendable sería un año, pero sabiendo del buen pan de raíces que tenía y lo bien que ha evolucionado en este tiempo, pues me decido a acodarlo. Se trata de este ejemplar, un acer palmatum corallinum que no había por dónde cogerlo, un patrón largo y rectilíneo y un injerto perruno y alto.

Para el acodo utilizaré un sistema ideado por mí y nunca documentado en la web, se trata del acodo en doble corona. ¿En qué consiste esto?
El sistema tradicional para acodos de troncos, se basa en el uso de una corona de rejilla u otro material, con el que rodeamos la zona a acodar, siendo posteriormente rellena con sustrato.

Pues con mi método, serán dos coronas. ¿Y para qué? podemos preguntarnos. La respuesta es fácil, es bien sabido que un sustrato bien aireado facilita el desarrollo de las raíces mucho mejor que un sustrato apelmazado, por eso utilizamos akadama de grano grueso o medio en estos menesteres. Pero este sistema tiene un gran inconveniente, al menos en mi tierra, y es que se seca mucho y tenemos que estar constantemente regando para mantener un grado de humedad suficiente que estimule a la planta al sacado de nuevas raíces. Pues la solución la tenemos fácil, usar una doble corona con sustratos diferentes. En la más cercana al tronco utilizaremos akadama sóla, de grano medio, lo que permitirá una gran oxigenación y en la capa exterior, utilizaremos akadama y sustrato orgánico al 50%, mezcla que retendrá la humedad mucho más tiempo. Las raíces saldrán y rápidamente buscaran el alimento y humedad que le proporciona la capa exterior.

El acodo fue realizado a finales de junio y después de algo más de tres meses, estas son las raíces emitidas una vez quitada la primera malla. Una barbaridad.

Pero existen un par de porciones, dónde a pesar de tener raíces incipientes, el desarrollo de éstas ha sido casi nulo.

Podríamos dejarlo así, incluso realizar un defoliado completo y cortar. En estas fechas la planta quedaría en letargo y ya no rebrotaría hasta la primera que viene, pero queremos intentar conseguir raíces de forma radial en todo el perímetro del tronco, así que, por una parte, recortaremos las raíces nuevas y cortaremos aquellas que claramente estén fuera de de lugar y por otra parte, realizaremos unos pequeños cortes en las zonas sin raíces, aplicaremos hormonas enraizantes y volveremos a colocar la corona de acodo.
También pelaremos nuevamente la zona por debajo del alambre.

En esta ocasión y como tenemos raíces y encima llega el invierno, pues no tendremos problemas con la sequedad del sustrato, así que con una sóla corona será suficiente. A finales del invierno o principios de primavera, según empiece a hinchar las yemas, pues procedemos a la separación del acodo y nuevo plantado.

Una buena idea es marcar los lugares por dónde no había raíces, de esta forma podemos controlar el lugar y poderlo exponer a la máxima insolación posible, que como ya sabemos, el sol estimula el nacimiento de raíces.

Con los lugares marcados, será fácil ir rotando la maceta de forma que siempre quede una de ellas en el lugar de mayor insolación.

PLANTAS DE ACENTO.- CRÁSSULA GREEN PAGODE Y ECHEVERIAS

Esta tarde lluviosa me anima a hacer algunas fotos, que desde el verano lo tengo todo parado. La primera planta de acento es una Crássula Green Pagode florecido. Cuándo pierda las flores lo recortaré en altura, se me ha ido un poco de las manos.

El segundo es una composición mixta de Echeverias, la Black Prince y una Elegans pequeñita.


9 de octubre de 2018

ENTRETENIMIENTOS DE OTOÑO

Después del parón veraniego debemos ir preparando nuestras plantas que afrontar el duro invierno y una de las labores que realizo escrupulosamente todos los otoños es la limpieza superficial de los sustratos. Despues de una larga temporada de abonados y aportes extras de hierro, y riegos abundantes, la capa superficial suele estar llena de depósitos que si bien no son excesivamente perjudiciales, impiden una correcta evaporación del agua y además afean el plantado.

Un ejemplo lo vemos en esta maceta, dónde resíduos blanquecinos, procedentes de restos de abonos y sobre todo, del agua de riego que utilizo, alta en sales, pues afean el conjunto y además provocan un exceso de humedad que no es recomendable, máxime viniendo del largo verano dónde hemos sometido a nuestras plantas a un intenso plan de regado. Esto provoca también, el crecimiento indeseado de musgos y otras hierbas,

Por otra parte, como este romero, un crecimiento excesivo de musgo de forma natural, evidencia un mal drenaje y nos indica que la planta debería ser transplantada, cosa que sin falta, haremos en su momento.

Otro ejemplo que evidencia la costra que se forma en el sustrato.

También debemos ser muy cuidadosos con el aporte de agua. Venimos del verano, dónde (OJO, SIEMPRE ME REFIERO A LO QUE YO HAGO, Y TENÉIS QUE TENER EN CUENTA QUE VIVO EN CÁDIZ), el viento seco y caluroso y la mala calidad del agua, pues me obligan a una forma de actuar muy concreta y no tiene porqué ser extrapolable a otros aficionados. 

En verano hago dos riegos, uno de forma automática y otro de apoyo, manual. Pues en estas fechas es importante quitar el automático, hace mucho menos calor, menos horas de sol y por lo tanto, menos sequedad en el sustrato, lo que unido a la costra superficial creada, pueden llegar a tener efectos nocivos incluso mortales sobre nuestras plantas, por eso de la importancia del limpiado de la superficie.

Por otra parte, tenemos los musgos plantados de forma intencionada y que han protegido mis palmatums durante toda la primavera/verano. Son bonitos, pero en estas fechas pierden su utilidad, así que prefiero primar la salud de la planta a la belleza del conjunto, así que atpc.

Una vez bien rastrillada la superficie podemos aportar un poco de akadama en aquellas macetas que lo permitan.

Y en las que no sea posible, pues nada, tal cual. Libres de musgo estarán mucho mejor oxigenadas y el sustrato mantendrá el ciclo de húmedo/seco, de forma correcta.

También por estas fechas, voy aligerando los "atijos" en los injertos realizados, después de bastante tiempo realizados, sabemos que ha prendido, no obstante, prefiero ser prudente e ir quitándolos poco a poco, de momento mantengo los alambres que siempre darán firmeza al injerto, en caso de fuertes vientos.