25 de marzo de 2019

III EXPOSICIÓN DE BONSAIS "VILLA DE UBRIQUE 2019".

Este fin de semana pasado se ha celebrado la Tercera Exposición de Bonsais "Villa de Ubrique", en el incomparable claustro del Convento de Capuchinos de Ubrique, un bello templo empezado a construir en 1660 por deseo expreso de Don Rodrigo Ponce de León, Duque de Arcos y Señor de las Cuatro Villas,  finalizándose en 1670 bajo la dirección de Fray Pedro de Andújar.

Y esto es parte de lo que allí pudimos ver. Sólo dar la enhorabuena a los organizadores por esta magnífica expo que se han montado. Muchas gracias por el esfuerzo y a seguir adelante, que allí se respiraba ambiente de puro bonsai.

Por otra parte, fue todo un placer conocer personalmente a algunos amigos cibernéticos con los que llevaba algunos años de contacto pero a los que no había tenido la oportunidad de saludar en persona.

En la entrada, un gran cartel nos predispone a lo que vamos a ver: una exposición de bonsais.

Schefflera de José Luis González.

 Piracanta de Jesús Benítez.

Y un pequeño romero haciendo las funciones de planta de acento.

Parra de Jesús Benítez.

Acebuche de Jesús Benítez.

Piracanta de Adrián Ortega.

 Olivo de Manolo Olmedo.

Mirto de Miguel A. Carrasco.

Acebuche de José Antonio Caraballo.

Tomillo de Miguel A. Carrasco

Junípero procumbens de Domingo Rodriguez.

Mirto de Carlos.

Olmo chino de Rosendo Martínez.

Acebuche de Miguel A. Carrasco.

Junípero de Miguel A. Carrasco.

 Alcornoque de Rosendo Martínez.

Mirto de Fernando Veas.

 Ullastre de Juan Galvín.

 Junípero Itoigawa de Javier Rodriguez.

Olivo de Manolo Olmedo.

Serissa Phoétida de Javier Rodriguez.

Junípero procumbens de Francisco Ferreras.

Acebuche de Rosendo Martínez.

Glicinia de Juan Pedro Toledano.

Serissa Phoétida de Javier Rodriguez.

Alcornoque de Juan Carbú.

Junípero de Manolo Olmedo.

Se me escapó el nombre.

Olivo de Miguel A. Carrasco.

Acebuche de Manolo Olmedo.

Acebuche de Rosendo Martínez.

Olmo chino de Fernando Guzmán.

Olmo chino de Ginés.

Acebuche de Francisco Ramírez.

Junípero Procumbens de Manolo Olmedo.

Junípero de Francisco Ramírez.

Ciprés de Miguel A. Carrasco.

Junípero chinensis var. Sargentii de Francisco J. Montalbán.

Junípero procumbens de Domingo Rodriguez.

Ciprés de Manolo Olmedo.

Ficus retusa de Francisco Ramírez.

Y una bonita y original composición de acento.

Y para terminar, el factor humano. Algunos de los miembros del club en plena faena en el taller de bonsai, celebrado de forma paralela.

Y la importante participación de la cantera.

Y como no, el onmipresente Mateo Bonsai, en plena acción para esos estupendos vídeos con que nos deleita.

Están prácticamente todos los ejemplares expuestos, aunque falta alguno que no pongo simplemente por la mala calidad de la foto. Espero es guste. Y nuevamente felicitar a todos los organizadores por ese buen ratito de bonsai que pudimos pasar gracias a ellos.

BROTACIÓN DE ACER PALMATUM "ORANGE DREAM"

Aunque con un poco de retraso, empieza el festival de las brotaciones de mis palmatums. Este Orange Dream es el primero en despertar.

 Vista cenital.


23 de marzo de 2019

KAKEMONO

Espectacular regalo de mi queridísima hija por el Día del Padre, se trata de un impresionante kakemono de 145 cms de altura por 38 cms de ancho. Los kakemonos son una forma de arte japonés que contiene caligrafía o pinturas en tinta china, enmarcada en tela con forma rectangular y vertical, dispone de dos cilindros de madera en sus extremos para poder enrollarlos. 

De los templos budistas pasó a ser la obra de arte que adornaba el rincón espiritual de cada casa. La escritura que contiene se denomina Haiku, que son pequeños poemas de tres versos sin rima y que suelen hacer referencia a la naturaleza o la vida cotidiana. 

En este caso ell haiku hace referencia a la primavera y dice: 

KAZE NO HARU
SAKURA HANABIRA
SHITA OCHIRU

En cristiano: Brisa de la primavera, pétalos rosas de la flor del cerezo, suavemente caen flotando.
Lo mejor de todo es que está realizado íntegramente por ella. "Pedazo artista la niña".

18 de marzo de 2019

PRUNUS CERASIFERA PISARDII.- UNA ESPECIE DIFÍCIL DE DOMAR

Esta la historia de mi Prunus pissardi, realmente su nombre completo sería Prunus cerasifera pisardii, una especie difícil de domar y hoy por hoy, una de mis causas perdidas.

Fue en mayo de 2006 cuándo dando un paseo por un vivero ví un palote tieso, pero lleno de flores, una flores magníficas y rápidamente lo vi convertido en bonsai y deleitándome año tras año, con sus magníficas floraciones, así que embargado por el entusiasmo, me lo llevé para casa. Una vez allí y cuándo lo miré tranquilamente, me di cuenta que me había dejado llevar por el entusiasmo, un tronco largo y cilíndrico no me pareció lo más adecuado y una línea de injerto más que perruna, pero ya lo tenía en casa, así que a lo hecho, pecho. Acodo al canto para acercar ese abultamiento del injerto a la superficie del sustrato y conseguir disimularlo.

Al invierno siguiente y tras el éxito del acodo, le metí el serrucho y quedó descabezado, aprovechando una rama lateral, improvisé un posible ápice.

Vestido era feo, pero desnudo no había por dónde cogerlo. En 2008 la rama ápice seguía allí, pero ni rastro de una subramificación. Lo peor de todo es que a la primavera siguiente, el supuesto ápice se secó.

 Y no fue hasta 2011 cuándo dispuse de una nueva ramilla-ápice, y esta vez sí disponía de subramas.

Con los prunus hay que ser muy cuidadosos a la hora de alambrar, quiebran las ramas con muchísima facilidad, y si oyes un chasquido, ya no tienes que preocuparte, rompistes la rama sí o sí, y sin solución de arreglarla. Desgraciadamente el ápice creció más de lo debido y nuevamente se quedó falto de subramas.

Así que volví a acortarlo y en la primavera de 2017, sacó varias ramitas y todas en lugares ideales.

Pero nuevamente, secó las del lado derecho, pero bueno, al menos tenía ramitas en la izquierda, algo era algo. Curiosamente en la primavera de 2018, las hojas brotaron en verde, es la única que vez que me ha pasado, la brotación al igual que color habitual de las hojas en el pisardii es púrpura. Eso sí, a pesar de mi desesperación, la floración seguía siendo espectacular, en esto no fallaba mi prunus.

Tampoco ha fallado en las raíces, ha desarrollado un buen número de raíces radiales que sin dudas, auguran un buen nebari.

Quiero darle una forma más redondeada, así que este año he empezado a acortar las ramas bajas, así de paso, deberían estimularse y tomar fuerzas las demás. La zona derecha del ápice sigue sin ramas, si este año no saca alguna, tendré que volver a acortarlo, veremos quién se cansa antes. Cada vez que lo veo y con la salvedad de los periodos de floración, me pregunto ¿Por qué lo sigo trabajando?, pero algo dentro de mi me dice, que merecerá la pena.